Músicos y bailarinas comparten ritmos, comida y canto puertorriqueños

Para todas las edades. El Batey Boricua en Berkeley

Para todas las edades. El Batey Boricua en Berkeley

Cada mes en Berkeley, California, se reúnen los maestros y los aprendices  de talleres de música y baile puertorriqueño para improvisar y disfrutar de comida, ritmos y amistad boricua. A estas reuniones les llaman Batey Boricua, en referencia a la plaza pública de los indígenas taino de la isla de Puerto Rico. Fernando Andrés Torres siguió de cerca las actividades de los dos destacados trabajadores culturales que organizan estas reuniones y nos entrega este reportaje. Este reportaje es parte de la serie Raíces: Historias sobre los artistas del pueblo.

 

Musicians and dancers share Puerto Rican beats, food, and song

 

Every month in Berkeley, California, teachers and students of Puerto Rican music and dance workshops get together to improvise and enjoy Puerto Rican food, rhythms, and friendship. They call these meetings Batey Boricua, in reference to the plazas around which Taino people organized their villages in Puerto Rico. Fernando Andrés Torres followed the activities of the two cultural workers who organize these events and has  this story. This feature story is part of the series Raíces: Stories About Grassroots Artists.

 

 

 

Zarian, de siete años, toma el micrófono. Músicos y bailarines lo siguen. Así comienza el Batey Boricua en Berkeley. Él es uno de los muchos niños y adultos discípulos de los maestros Shefali Shah y Héctor Lugo. Ambos se conocieron siendo estudiantes de la Universidad de Berkeley. La lejanía y la añoranza por su isla natal los convirtió en dos de los mejor exponentes de la cultura puertorriqueña en el norte de California. Con una dedicada y constante labor, ambos se encuentran pavimentando el camino y modelando a las nuevas generaciones que le darán continuidad a las expresiones culturales puertorriqueñas, desde la cocina hasta la música.

 

Música…

 

Al ritmo de “café con pan”, Shefali dirige a los entusiasmados pequeños, mientras Héctor acompaña con el tambor. Es el primer taller en una fresca tarde de primavera. Una docena de chicos se toman turnos para aprender los pasos y tocar percusión.

 

Música…

 

Shefali Shah. Enseñando en el Taller de Bomba. Danza y Percusión para niños

Shefali Shah. Enseñando en el Taller de Bomba. Danza y Percusión para niños

Una vez al mes la comunidad boricua y los participantes de los talleres se juntan para compartir los frutos de esta labor. Las reuniones se conocen como el Batey Boricua… Héctor Lugo nos explica:

 

“Una reunión de gente que está interesada en la música y la cultura puertorriqueña, y que se reúnen para tocar música; particularmente música folclórica puertorriqueña, la bomba, la plena, y para compartir como comunidad. Usualmente tratamos de tener comida e invitados especiales, crear lazos con la comunidad grande de gente, latinos y no latinos en el área de La Bahía”.

 

En el Batey se pueden observar gente de todas las edades. Mientras algunos disfrutan del mofongo, plátanos verdes, o del arroz con gandules, adultos y niños se toman turnos para demostrar sus destrezas en el baile. Con intrincados pasos, las bailarinas sacuden sus largas y coloridas faldas frente a los músicos. Estos, atentos a los movimientos, las acompañan con tambores barriles entre sus piernas, palos percutivos, maracas y cantos. Encontramos a Carlos Disdier, un destacado promotor musical en el área de La Bahía, disfrutando del evento.

 

Disdier:

 

“Nosotros le llamamos un bombazo, no es un concierto ni un show organizado es como lo que los cubanos le llaman descarga es un poco improvisado. Si por ahí llega alguna bailadora o algún músico que toca bomba se puede subir ahora mismo al escenario y tocar. Es mucho más abierto que un concierto. Y es muy comunitario también; es mucho más para conectar con el público, con la gente”.

 

Hector Lugo. Percusionista, profesor y trabajador cultural puertorriqueño

Hector Lugo. Percusionista, profesor y trabajador cultural puertorriqueño

La ‘bomba’ es uno de los estilos musicales más populares en la isla. Una mezcla de sonidos y bailes españoles, africanos y tainos en donde se destaca la relación entre los percusionistas, los bailarines y los copleros.

Shefali Shah:

 

“La bomba es corazón, es pasión, es salud primero que nada, es resistencia; revolución. La bomba se baila con tambores, es sumamente influenciada por tambores de África. Debemos decir que la bomba es puertorriqueña con influencias africana. Tiene una dinámica de llamado y respuesta. Hay muchos elementos. El elemento del canto, de la percusión que lleva el tambor, dos palos que se llaman cuás, que se tocan en un tambor recostado, y las maracas que llevan la cantadora o el cantador. El baile tiene que seguir a la canción”.

 

Una de las invitadas especiales al Batey fue Julia Cepeda, quien es parte de una de las familias legendarias del folclor de Puerto Rico. Cepeda recitó su poema, El llamado del Tambor:

 

“Eres en estos momentos la voz de los que estuvieron callados por mucho tiempo… tambor de fuego, tambor sublime, tambor de mis ancestros, tambor de reverencia. Eres manos de ángel, llamado del Caribe negro”.

 

No ha sido fácil preservar y promover la cultura propia y la música con raíces folclóricas. Shefali Shah nos explica:

 

Fiesta Puertorriqueña: El Batey Boricua

Fiesta Puertorriqueña: El Batey Boricua

 

 

“Hubo momentos en la historia de la bomba de Puerto Rico donde trataron de eliminarla, pero la gente siguió y siguió y siguió, y hay que reconocer esa lucha. Porque consideraron la bomba como un baile negro. Si lo quieren eliminar es porque le tienen temor también, en mi opinión. En Puerto Rico, como una colonia, a los puertorriqueños siempre trataron de asimilarlos a lo no-puertorriqueño. Parte de mantener la bomba aquí es tratar de continuar definiendo lo que es puertorriqueño”.

 

 

 

 

 

Para la Edición Semanaria del Noticiero Latino, informó desde Berkeley, California, Fernando Andrés Torres.

About marco